Montnegre i el Corredor castellano

VIDEO INGLÉSVIDEO FRANÇAISVIDEO CASTELLANO

La situación y entorno natural de Vallgorguina viene marcada por el hecho de situarse en el corazón del Parque Natural del Montnegre y Corredor, un importante espacio natural protegido y gestionado por la Diputació de Barcelona dentro de la Xarxa de Parcs Naturals. Con una extensión de cerca de 15.000 hectáreas, el Parque se reparte territorialmente entre 3 comarcas: Maresme (49%), Vallès Oriental (41%) y la Selva (10%), y entre 13 municipios, entre ellos Vallgorguina que actúa como puerta de entrada al Parque desde la Plana del Vallès.

La riera de Vallgorguina y la de Arenys determinan el límite entre las cordilleras del Corredor y del Montnegre. Estas dos cordilleras presentan características claramente diferenciadas. La parte del Montnegre es grande, precipitado, salvaje e impenetrable. Por el contrario, el Corredor presenta un relieve más amable, suave, redondeada por la propia erosión que ha favorecido la ocupación agrícola. Las masas forestales son continuas en el interior del parque, e incluyen una gran diversidad vegetal donde destaca la riqueza florística (más de 1.000 especies de plantas superiores). Destaca también el interés micológico tanto del Montnegre como del Corredor.

El ser humano ha ocupado desde épocas muy antiguas estas cordilleras. Los habitantes del neolítico ya apreciaban la excepcional situación geográfica y la riqueza de los recursos naturales. Los íberos y los romanos también disfrutaron de estos parajes donde fundaron numerosas poblaciones agrícolas, dejando muestras de sus asientos. En época medieval la población se fue agrupando en zonas más bajas y construyeron numerosos edificios religiosos, testigo de la gran importancia de la religión en aquellos tiempos.

Otro elemento a destacar de una zona boscosa como Vallgorguina son los árboles monumentales. Estos son árboles con características singulares (gran tamaño, edades extraordinarias,…) y que se suelen conocer con nombre propio y que se han incorporado al patrimonio paisajístico colectivo del pueblo. En Vallgorguina encontramos ejemplos como el “Pi Gros d’en Rafel”, el “Roure del Rocar” o “el corcho del relámpago”. El más conocido es “El Pi Cargolat”, que actualmente no se encuentra en su hábitat natural, ya que en 1986 se tuvo que cortar porque había muerto y se trasladó a la sede de la Asociación Cultural de Vallgorguina, donde se conserva. El Pi Cargolat ha sido catalogado como uno de los mejores ejemplares raros en el libro “Los Árboles Monumentales de Cataluña”.

Des del punto de vista técnico y turístico, Vallgorguina alberga una oficina de consultas técnicas y soporte administrativo del Parque Natural. Este equipamiento tiene una doble función: una de coordinación de las partes implicadas en la gestión del Parque (la Diputació y los distintos ayuntamientos) y la otra de información a los visitantes.